lunes, 14 de marzo de 2011

Placa Africana y Placa Euroasiática:Los geólogos sugieren que Europa podría estarse metiendo debajo de África.

Image:es.wikipedia.org

Los continentes están convergiendo, y durante muchos millones de años, la orilla norte de la placa tectónica africana había descendido por debajo de Europa.


Pero este proceso se ha detenido y, en la reunión de la European Geosciences Union (EGU) la semana pasada, un grupo de científicos dijeron que quizá Europa está dando un viraje.

Si están en lo correcto, esto anunciaría el comienzo de una nueva zona de subducción, un raro evento, científicamente fascinante.

Debajo del Mar Mediterráneo, la roca fría y densa en el extremo norte de la placa africana se ha hundido virtualmente bajo la placa eurasiática sobre la que se descansa Europa.
Pero la masa continental africana es demasiado ligera para seguir igual y descender.

“África no se hundirá, pero África y Europa continúan acercándose, por tanto, ¿a dónde va a llevar esto?, se pregunta Rinus Wortel, de la Universidad de Utrecht.

“Es posible que en una escala de tiempo apropiada, estemos siendo testigos del comienzo de la subducción de Europa bajo África”, dijo Wortel a la BBC.

La historia y la estructura geológica del Mar Mediterráneo son bastante complejas.

La lenta convergencia -unos pocos centímetros por año- fue obstruida parcialmente por una colisión de las dos placas en el Este, en Turquía, y luego por el hecho de que la levedad del continente africano evitó una subducción mayor.

Como resultado, explican los científicos de Utrecht, pedazos de la placa africana que si entraron debajo de Europa se rompieron y están descendiendo a la sima de la Tierra.

Para llenar este hueco, pedazos de la placa eurasiática han sido jalados hacia el sur por todo el Mediterráneo, como las Islas Baleares, Córcega y Cerdeña. Lo mismo está pasando con Creta.

Modelos digitales indican que el producto final de todo esto podría ser el comienzo de la subducción en la dirección opuesta a la del pasado.


Evidencia adicional es suministrada por observadores de terremotos.
“Vemos el movimiento que ocurre en los terremotos, y lo que vemos es que las fallas descienden hacia el sur”, dijo Wortel.

Aunque el poder de las zonas de subducción para generar eventos enormes ha sido puesto de relevancia una vez más por el terremoto y tsunami en la costa japonesa, la geología del Mediterráneo es muy diferente.

No obstante, hay inquietud entre algunos científicos respecto de que los países europeos están invirtiendo poco dinero en construir un sistema de alerta de tsunamis para la región.

En la reunión de la EGU, Stefano Tinti, de la Universidad de Bologna, Italia, dijo que la Unión Europea, en colectivo, había puesto sólo US$11,5 millones en proyectos de investigación de tsunamis durante los últimos cinco años.

En el mismo periodo, Alemania sola financió el sistema de alerta temprana de Indonesia, con una inversión de alrededor de US$79 millones, dijo.

“Había interés justo después de 2004 (con el tsunami asiático), y luego el interés decreció rápidamente otra vez”, señaló Tinti, quien hasta hace poco presidió un grupo de coordinación intergubernamental en Europa.

“Es muy político, y reunir a todos estos Estados miembro para que cooperen y pongan dinero -aun cuando las sumas eran muy pequeñas- fue una tarea muy difícil”.

Aunque los sismos generadores de tsunamis son más pequeños en el Mediterráneo, los más grandes en el borde del Pacífico, se han registrado eventos de magnitud 8, como en el terremoto de Creta de 1303, cuyo tsunami devastó Heraclión y Alejandría.

La confirmación de que la subducción europea se ha iniciado podría permitir a los científicos modelar mejor la región y hacer mejores evaluaciones de riesgos de terremotos y tsunamis.

Pero los grandes periodos de tiempo involucrados en los procesos geológicos vuelven esto un desafío.

Tinti concluye:
“seguiremos monitoreando la actividad sísmica para ver si continúa indicando esta tendencia..., pero esto no va a madurar en la vida entera de un científico”.
 Volcanes como el de Estrómboli muestran que hay fuerzas geológicas poderosas en el Mediterráneo.

Fuente
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/04/110411_europa_africa_placas_sao.shtml
Richard Black
11 Abril 2011